Búsqueda personalizada

jueves, mayo 25, 2017



RESPUESTA A JOSÉ CURIEL
Estimado señor, llama usted mentiroso al gobierno Bolivariano al referirse  a la Gran Misión Vivienda Venezuela. La verdad yo desconozco las cifras (deben ser tan pobres como su memoria) de las “viviendas” construidas durante los más de 50 años de III y IV República a las que pertenece usted. Yo tengo, mi estimado señor 63 años de edad y soporté toda la cuarta república. Le cuento dos anécdotas; Cuando yo era niño (bordeaba los 10 años de edad) nosotros vivíamos en un rancho de madera y cartón en un barrio llamado El Miriñaque, situado frente al hipódromo de Maracaibo, a unos 800 metros de la avenida La Limpia, ese sector fue desalojado por la construcción de la Circunvalación 2, en ese entonces nos visitó una delegación del Banco Obrero para darnos la nefasta noticia y nos dijeron que no nos preocupáramos, pues el gobierno estaba construyendo un urbanismo en la parroquia San Francisco, hoy flamante Municipio de la ciudad capital del estado Zulia. El caso es que un buen día nos volvieron a visitar unos funcionario del citado instituto de vivienda para que mi mamá fuese a ver su “solución habitacional” (ya habían dejado de llamarlas “casas”). Mi madre (pobrecita) no cabía de felicidad y nos dijo a mí y mis hermanos de inmediato “vayan a bañarse y vestirse que vamos a ver la casa que nos toca”. Una vez listos, ¡Zuas! Nos dirijimos a San Francisco, una vez allí, nos encontramos con unos lotes de terrenos a medio trabajar, con un montón de cabillas paradas y vigas de riostra que iban y venían, también tubos dispuestos en el piso, unos de plástico y otros de metal y yo, curioso como todo párvulo, le pregunté a mi mamá; ¿Dónde está la casa?, el funcionario que nos acompañaba escuchó y le respondió a mi madre, “Aquí le toca su solución habitacional” señalando uno de los lugares llenos de cabillas paradas, que sobresalían de las vigas de cemento construidas en el suelo, mi mamá le dijo un tanto molesta “pero y cómo voy yo a construir casa, con cuál dinero” y el joven le contestó raudo y veloz; “Con el dinero que se le pagará por las bienhechurías del sitio donde vive”, a lo que mi madre –que no era tan pendeja como pensaba aquel fulano- le expresó “Aja, ustedes me pagan el rancho y yo y mis hijos tenemos que desalojarlo de inmediato ¿Dónde vamos a vivir mientras se construye lo poco que se pueda con lo que me van a pagar por los cartones y maderos con los que está construida la casa en que vivimos? Eso, señora –dijo el funcionario- es su problema. Por supuesto terminamos construyendo una humilde vivienda en unos terrenos que habilitaron en el sector Los Olivos. Más nunca supimos ni de Banco Obrero ni de nadie más del gobierno, cuarta república en pleno, pues!

Así trataba la IV república al pueblo
Segunda anécdota.- Con los años (1969) me vine a La Guaira, debía cumplir con el servicio militar y como mi hermano mayor se encontraba en la Marina de Guerra, allí fui a parar, pero me enamoré, me casé y aquí sigo. El caso es que cuando yo pisé tierras varguenses, allí solo habían unas cuantas urbanizaciones construidas por el gobierno de Medina Angarita y Pérez Jiménez, vale decir; urbanización La Soublette, La Páez, Armando Reverón, más conocida como Guaracarumbo, Bloques de la Aviación y 10 de Marzo, Barrio Vargas y urbanización Pariata. Tan solo existía un urbanismo que terminó de construir la IV, ubicado en el sector El Rincón, urbanización que por cierto, la comenzó Pérez Jiménez para los trabajadores del Puerto de La Guaira y los adecos la terminaron y se la robaron pa’ sus “compañeritos de partido”, lo mismo que hicieron con la 10 de Diciembre, hoy 23 de Enero. Pues bien, desde esa época hasta la fecha, nunca más se construyó una sola casa del gobierno en esa entidad federal, en Vargas sólo la revolución Bolivariana ha construido tantas casas y apartamentos, que nadie, absolutamente nadie, puede negar dicha obra… Y no son de papel, como dice usted maliciosamente, jugando con la ignorancia de la gente, ¿Cómo? Se pregunta y luego se responde usted mismo “Si este es un país donde no hay cabillas ni cemento”, claro zoquete, la producción de estos materiales están dedicados casi por completo a la Gran Misión Vivienda Venezuela, porque, si a usted se le olvida, no es solamente la construcción de VIVIENDAS desde cero lo que está haciendo la revolución, sino también las miles de casas que han sido reconstruidas y/o rehabilitadas en los sectores populares de las grandes y no tan grandes ciudades de la patria. De tal forma pues, mi querido señor Curiel, le ruego que aprenda usted de una vez por todas a hacer buena política y a ser buen político, que por eso, por EMBUSTEROS Y MAFIOSOS es que los partidos políticos tradicionales y sus “líderes” de esa época, se desmoronaron, se fueron y NO VOLVERÁN NUNCA MÁS.El pueblo es sabio amigo, no se merece tanta maldad...



REVERÓN

REVERÓN
Reverón se hizo famoso por sus muñecas de trapo. Las confeccionaba para tomarlas como modelos (Caled 2007)