Búsqueda personalizada

miércoles, diciembre 29, 2010

¿Qué pasa en las cárceles venezolanas?

En la edición digital del diario zuliano Panorama, del día miércoles 29 de diciembre del año 2010, se publica un trabajo especial redactado por la periodista Sabrina Machado, sobre la situación en las cárceles venezolanas, y el cual se titula "En diez años murieron 3.992 reos en el país".

Harto conocida por todos, es la precariedad en que sobreviven los recluidos en las diferentes cárceles, retenes y penitenciarias de Venezuela. Este trabajo al que nos referimos, está sustentado en un informe suministrado por la Organización no Gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), cuyo director es un caballero de nombre Humberto Prado Sifontes, titular de la cédula de identidad número V-5960303. Como quiera que no vamos a entrar a realizar un análisis de las causas y efectos de un sistema penitenciario caduco, basado en la antigua doctrina penal y criminalística venezolana, según la cual, toda persona es culpable, hasta que se demuestre lo contrario, así como tampoco, las causas estructurales de una sociedad -como la venezolana- con una gigantesca brecha entre quienes tienen todo y demás, y los que carecen de todo y mucho más y que son, han sido y siguen siendo la inmensa mayoría. Sí queremos llamar la atención de ciertos detalles que, en nuestra opinión, vale la pena observar con detenimiento, con respecto al mentado "Informe" del OVP.

Desde finales del siglo XX, cuando comienza la revolución Bolivariana con Hugo Chávez Frías a la cabeza, empezaron a notarse ciertos cambios en el comportamiento de las clases sociales élites de nuestro país. Tanto así, que hubo un golpe de estado, atentados criminales contra nuestra economía, intento de paro total de nuestra principal industria, la petrolera. Esto se ha mantenido hasta nuestros días, año 2010-2011 de este nuevo siglo XXI. Aún hoy, y con más ferocidad que nunca, se siguen poniendo en práctica infames estrategias para defenestrar todo el tejido social de nuestro país, se manipulan los precios de los principales rubros alimenticios de la población, y a pesar del enorme esfuerzo del gobierno revolucionario, no se ha podido contener la inflación que cada día corroe no sólo el bolsillo de la gente común, sino la credibilidad en este sistema que pretende cerrar el inmenso zanjón entre los diferentes estamentos sociales de Venezuela. Eso se debe a una causa muy sencilla, nuestro sistema económico nunca ha dejado de ser dependiente de los grandes centros de poder capitalista, y nuestros empresarios manejan -aún- a su antojo, el aparato económico productivo del país. La estructura económica de Venezuela está plagada de mecanismo corruptos, mafias, roscas, herramientas truculentas que permiten la manipulación, tanto del suministro de bienes y servicios, como sus precios.

Parte de estas prácticas siniestras, es el alentar los hechos delictivos, no por casualidad se encontraron más de 120 sujetos acantonados en una finca en la zona metropolitana de Caracas, que resultaron ser paramilitares colombianos, que estaban siendo entrenados para participar activamente en sendos, y presuntos, alzamientos militares y cuya principal misión era la de asaltar el palacio presidencial Miraflores y darle muerte al Comandante Chávez. Lo que sigue, son sólo presunciones pero, conjeturas al fin, basadas en los antecedentes diabólicos antes mencionados.

Con relación al tema del reportaje del diario Panorama, motivo de este escrito, llama la atención que quien dirije la fulana organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones, sea un expresidiario destituido a finales de los años 1990, por el entonces ministro de justicia Hilarión Cardozo Esteva; motivo por el cual, el susodicho señor Prado Sifontes, lo demandó por haber revelado el ministro publicamente, sus antecedentes penales. Ahora bien, dijo para entonce el ministro Cardozo, que el señor Prado Sifontes, no podía ser director del penal de Yare I, por encontrarse incurso éste en el delito de robo, averiguación abierta por homicidio, además de que la PTJ (Cuerpo Técnico de Policia Judicial) de entonces, lo investigaba por aprovechamiento de actividades -supuestamente- deportivas en los recintos carcelarios donde se encontraba, y las cuales le servían para sus operaciones de tráfico de armas y drogas. Además, lo señalaba el cuerpo investigativo, como el promotor de desórdenes y protestas sangrientas en las cárceles. Ahora bien ¿Cuándo surge la OVP? Justamente en el año 2002, en este sentido, es curiosa la coincidencia de que a partir de ese año (escenario del golpe de estado), la incidencia de muertes en las cárceles venezolanas comenzó a subir indeteniblemente, hasta alcanzar la mountruosa suma de 498 en el año 2007, 422 al siguiente año 2008 y bajar a 352 en este año que termina, pero que sigue siendo mucho más alta, que las habidas en los años 2000-2001. Todas estas cifras, suministradas por el informe en cuestión, publicado por el diario marabino. Pero además, algo que no menciona el informe, es que las protestas, toma de cárceles por los mismos presos, auto secuestros de familiares intracárcel, y demás formas de demandas, han aumentado dramáticamente. Y ni hablar, del desarrollo y consolidación de las mafias carcelarias que controlan los penales del país. Es decir, se han fomentado prácticas de protestas en los recintos carcelarios de Venezuela, nunca antes vistos, así como, los nuevos adjetivos incorporados al léxico penal y popularizados por los medios de comunicación masivos privados, tales como, llamar PRAM, a los presuntos jefes de pabellones o de penales completos. Algo que para nosotros tiene un agrio sabor pues, pareciera haber un empeño en disminuirnos y hacernos parecer a países en extremo atrasados en materia social, y por supuesto, carcelaria. Por cierto, cabe aquí un comentario que sirva de protesta, en un canal internacional (no recordamos si Discovery Channel o History Channel) están transmitiendo un programa llamado "PRESO EN EL EXTRANJERO", donde destacan la miseria, las horripilantes prácticas reclusorias, dejando un amargo sabor a antihumanidad, pero de las cárceles -fundamentalmente- latinas, africanas o asiáticas ¡Nunca europeas o gringas!

Bien, pero siguiendo con el bendito tema ¿No resulta demasiada coincidencia lo anterior, con, exactamente el motivo de la destitución del señor Prado Sifontes? Pero hay otras interrogantes abiertas en torno a este tenebroso asunto; por ejemplo ¿De dónde sale el financiamiento de esa Ong-OVP? Según un señalamiento de la abogada Eva Golinger, esta organización es una de las tantas, que recibe dinero desde Estados Unidos para su "funcionamiento". Otra cosa que llama a la curiosidad -por decir lo menos- es que uno de los abogados involucrados en el caso Cardozo-Prado, es Hermán Escarrá, hermano de Carlos Escarrá, y conocido y rabioso antichavista, otro, es el abogado Rafael Quintero Moreno, defensor de una ciudadana acusada de homicidio por un tribunal de Mérida, y todos, absolutamente todos incluyendo la dama acusada por tan delicado delito, consumados anti revolucionarios, firmantes en contra del Presidente Chávez, y pertenecientes a un mundo torvo, truculento y penumbroso. Es como para ponerse a atar hilos, a ver dónde se llega ¿No?

Finalmente -por ahora- es necesario resaltar, que nadie de nosotros duda de la posibilidad de reformación de cualquier persona que haya estado envuelta en hechos delictivos, vale decir, el que un ciudadano cometa en algún momento de su vida un delito, no lo hace culpable para siempre. Sin embargo, aplica aquí una sentencia cristiana, dicha en su momento por, nada más y menos, que por el mismísimo JESUCRISTO; "POR SUS OBRAS LOS CONOCEREIS", queda para la reflexión pues.

Imagen tomada de: mariarosag.blogspot.com


REVERÓN

REVERÓN
Reverón se hizo famoso por sus muñecas de trapo. Las confeccionaba para tomarlas como modelos (Caled 2007)