Búsqueda personalizada

martes, agosto 11, 2009

¿Entonces, la cosa es en serio?

Hace muchos años (tantos que ya no me acuerdo cuántos son), cuando yo era chiquito, tendría a la sazón unos siete añitos, transmitían por televisión unas comiquitas –que nosotros llamábamos muñequitos- en las que los, presuntos, protagonistas eran un gato y un pajarillo, amarilla la avecita para más señas. Piolín, que así se llama el personaje plumífero, era constantemente acosado/a por el condenado gato (nótese que coloco la barra –o/a- para no definir sexo del ave pues, esta es una de las características de esos “inocentes” programas infantiles, no definen el sexo de sus personajes. Entonces, en la tira cómica el ave era unas veces una inocente avecita, otras un monstruoso pájaro). El caso es que ella o él, exclamaba al ver al gato; “¡Oh, Me parece haber visto un lindo gatito! Y acto seguido, emprendía veloz carrera o vuelo huyéndole al depredador diciendo “¡Es cierto, es cierto, he visto un lindo gatito! Éste por supuesto iniciaba así, la cacería que, indefectiblemente, terminaba con el estrepitoso fracaso de la empresa por parte del pobre felino y su invariable destrucción. Destrucción que casi siempre llevaba a cabo el inocente pajarito, gracias a su sagacidad, destreza e inconmovible inescrupulosidad (O le lanzaba un feroz perro encima, o hacía que una abuelita emprendiera a palos al gatuno personaje).

El cuento me viene a la memoria por lo que está sucediendo con el gobierno colombiano y las benditas bases militares que, en territorio colombiano, pretenden ceder al ejército norteamericano. En verdad que a mí me costaba creer que los dueños del imperio gringo, se les ocurriera alguna vez fomentar o crear las circunstancias para efectuar un ataque militar en contra nuestra. No por que yo crea que somos invulnerables (nada más lejos de mi percepción de la realidad), sino porque en una eventual agresión militar en contra nuestra se verían afectados gravemente, enormes intereses económicos en todo el mundo. Empezando por el precio del petróleo, que escalaría precios jamás vistos en los más de cien años de explotación de hidrocarburos, seguido esto, por todo el desorden económico mundial que afectaría a muchos países de los cinco continentes pues, la producción de acero, aluminio, diamantes, oro, entre otros, se vería delicadamente perturbada. El descalabro en el orden financiero, los países vecinos que podrían quedar involucrados en el conflicto, incluso, naciones europeas y africanas se verían seria y directamente afectadas, y por supuesto, las gigantescas y muy lamentables pérdidas humanas. Esta situación originaría un río de sangre que tiñería los grandes caudales del Orinoco, el Meta y el Amazonas y se extendería el conflicto insospechadamente a toda América Latina. . . ¡Quizás al mundo entero! ¿Habrán sacado éstas cuentas los halcones del norte de América y de Colombia? Pues parece que yo estuve equivocado todo este tiempo, ¡Sí está entre los planes de Estados Unidos provocar una conflagración en nuestra América! Utilizando a Colombia como su quinta columna. Es decir, estamos a punto de ver -en este caso- un monstruoso gatote. Ahora bien, para un monstruoso gato, necesario será convertirnos en piolines pero multiplicados a la enésima potencia. La clase política oligárquica colombiana lo sabe, somos un pueblo –a pesar de lo que se diga- pacífico pero, inadvertidamente muy explosivo. De tal manera pues que si la cosa es en serio la respuesta, lamentable e invariablemente será, gravemente seria. No lo deseamos, apuntamos a la unión de todos los pueblos sudamericanos, tal y como lo aspiró en su momento nuestro gran Libertador General en Jefe Simón Bolívar. Pero si los irresponsables que gobiernan en Colombia insisten en su locura, las consecuencias serán muy desastrosas y trágicas para todos. Haremos entonces un inmenso esfuerzo los venezolanos por completar la obra del Libertador; ¡LIBERAR A COLOMBIA!. . . ¡OTRA VEZ, ESTA VEZ, PARA SIEMPRE!

REVERÓN

REVERÓN
Reverón se hizo famoso por sus muñecas de trapo. Las confeccionaba para tomarlas como modelos (Caled 2007)