Búsqueda personalizada

lunes, octubre 20, 2008

Crisis financiera, un breve repaso al pasado

El aprieto financiero por el que atraviesa el mundo hoy, y fundamentalmente los Estados Unidos, me invita a reflexionar acerca de estas situaciones en las que casi siempre, al final, quienes salen gananciosos son los mismos que provocan las inmanentes crisis.

Visto esto desde una perspectiva histórica, hacemos un recuento de algunos episodios en la historia de los Estados Unidos en los que la gran potencia del norte ha salido victoriosa y con mucho más poder del que tenía antes de que se produjeran tales eventos. Siendo como es, los Estados Unidos, el epicentro de la actual crisis financiera.

Veamos; ¿Cómo se hicieron los Estados Unidos del actual territorio continental, del que disfrutan hoy día? Ni más ni menos, con un conflicto. Entre los años 1846-1848 los norteamericanos mediante una jugada magistral, declararon y reconocieron a la República de Texas, la cual está situada entre los territorios mexicanos de Cohauila, Tamaulipas, Chihuahua y Nuevo México. Como un primer paso para la posterior declaración de guerra y así, conquistar mayores espacios territoriales. Para explicarlo en buen cristiano, los estadounidenses instigaron en ese territorio (Texas), la disidencia y las pretensiones de independencia de sus habitantes, con el único fin de apropiarse por la fuerza del enorme territorio. Pero además, se apropiaron de los territorios de Alta California y Nuevo México.

Igualmente, para el 15 de Febrero del año 1898, los Estados Unidos venían haciendo toda clase de maniobras para obligar a España a retirarse de los territorios coloniales de Cuba. Ese día de Febrero explotó, en el puerto de La Habana Cuba, el acorazado norteamericano Maine matando –de los 355- a 254 tripulantes y dos oficiales de baja jerarquía que se encontraban a bordo, los demás, se encontraban en una recepción que las autoridades españolas de la isla, les habían ofrecido como “ilustres” visitantes. ¿Qué cosas, no? La alta oficialidad se salvó. Por supuesto, las autoridades coloniales españolas negaron cualquier participación en esa tragedia, sin embargo, la prensa sensacionalista de entonces encabezada por el magnate William Randolph Hearst atizó el conflicto y los Estados Unidos tuvieron en bandeja de plata el perfecto pretexto para declarar la guerra a una España ya para entonces disminuida y empobrecida. Ésta, no sólo tuvo que renunciar a Cuba, también cayeron Puerto Rico y República Dominicana, para la fecha aún conservadas por el imperio español. Es importante destacar, que de acuerdo a investigaciones posteriores, quedó demostrado que la deflagración que se originó en ese acorazado, fue interna. Es decir, hubo elementos suficientes para acusar al gobierno de los Estados Unidos de esa época, de genocidio. Hasta ahora, cualquier parecido con otros hechos históricos semejantes en el mundo. En el que han estado involucrados los norteamericanos, son perfectamente ciertos. Sí no, revisen la historia del Canal de Panamá, el Congreso Anfictiónico de Panamá convocado por el Libertador Simón Bolívar, Kosovo, Bolivia recientemente, Georgia en territorio de la ex Unión Soviética y pare de contar. En el caso que precede, los Estados Unidos no sólo ocuparon Cuba, también Puerto Rico –aún en sus manos-, República Dominicana y otros territorios insulares en el océano Pacífico.

La gran Depresión de comienzos del siglo XX. Esta fue otra crisis por la cual el imperio norteamericano obtuvo jugosas ganancias al final de este hecho histórico. Efectivamente, el colapso económico de la tercera década del siglo XX fue bastante parecida, sino igual, a la actual crisis. Bajos precios en las materias primas, estallidos de guerras comerciales y desintegración del sistema financiero marcaron la pauta de lo que se conoció como la Gran Depresión. Y no fue sino el comienzo de la II Guerra Mundial, lo que alentó las economías mundiales deprimidas entre las que se contaban –en primera fila- la de Estados Unidos. Y sabemos cuáles fueron las consecuencias de ese trágico episodio en la historia de la humanidad. Pero al mismo tiempo, sabemos que esa fue una jugada magistral del sistema capitalista mundial para reparar el enorme daño que sufrían los países industrializados en sus economías, especialmente, la de Estados unidos. Dijo alguna vez un tenebroso personaje; “A grandes tragedias, grandes negocios”.

Ahora bien, no es nuestra intención elaborar todo un tratado de economía Para comprender técnicamente lo que sucede actualmente en el sistema financiero mundial. Entre otras razones, porque no somos economistas. Sin embargo, y para decirlo en palabras más o menos comprensibles, muchos son los autores que convienen en que esta crisis financiera tiene profundas raíces estructurales del sistema capitalista y más específicamente, en las políticas monetarias de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Al respecto, citamos algunos comentarios del economista y profesor James Devine en un artículo titulado: Las Causas de la Gran Depresión de la Década del ’30 y Lecciones para Hoy, y que se consigue en http://www.rcci.net/globalizacion/2003/fg308.htm . Este artículo fue escrito a propósito del comienzo de la crisis económica en la década de los años ’90. Dice Levine;

El poder y la capacidad del capitalismo norteamericano para aumentar las tasas de ganancia están yendo muy lejos, igual que en los años 20. E igual que en aquel período, la brecha entre ricos y pobres se ha ensanchado por más de una década, las tasas de ganancia han aumentado abruptamente y las acciones pasan por una etapa de prosperidad. Igual que en 1920 la atmósfera se encuentra teñida por la arrogante y pretenciosa retórica económica del laissez-faire y de la "Nueva Era"

Asimismo;

Vemos, igual que en 1920, que la demanda a nivel de consumo –incluida la construcción de viviendas– se ha mantenido (incluso incrementado). Pero se basa crecientemente en la acumulación de deuda, en la reducción de los ahorros y en la fe de que la Bolsa permanecerá en alza para siempre. A medida que esta situación se torne inviable, este tipo de demanda vacilará. No está claro por cuánto tiempo los consumidores norteamericanos podrán acumular deuda y cuánto podrá retrasarse el inicio de la caída de la Bolsa. Por lo tanto, es posible que la prosperidad se termine en Estados Unidos. Esto favorecerá la caída en una profunda recesión del resto del mundo, de manera tal que se alcance la peor pesadilla económica. Pero ¿qué política económica podría prevenir este futuro?

Y finalmente señala:
Dicho de otra manera, para evitar la recesión, las tasas de interés deberán ser disminuidas constantemente hasta que se devalúe el dólar y haga que los rentistas protesten. A la larga se alcanzarán los límites y el boom norteamericano tambaleará. Luego, los principales bancos rescatarán a los especuladores financieros, alentándolos para que nuevamente pequen causando booms y sacudidas financieras que interrumpirán el frágil proceso de crecimiento. Dada la lenta recuperación del Sudeste Asiático (incluido Japón), Rusia y algunos otros países y, estando previsto un desaceleramiento de la economía en Europa Occidental, no parece plausible que el resto del mundo pueda recuperarse antes de que el crecimiento en los Estados Unidos colapse. Por lo tanto, podría confirmarse la predicción de una depresión.

La gran pregunta que queda en el aire es; ¿Cuál guerra vendrá ahora como tabla de salvación del capitalismo en crisis, ergo Estados Unidos?

REVERÓN

REVERÓN
Reverón se hizo famoso por sus muñecas de trapo. Las confeccionaba para tomarlas como modelos (Caled 2007)