Búsqueda personalizada

sábado, agosto 23, 2008

La reunión del viernes 22 de Agosto

Especial.- Este viernes 22 de agosto se produjo –en horas de la tarde- una nueva reunión convocada por el señor Gustavo Vallenilla y sus adláteres. Para los efectos de la información general, se trata de la reclamación que los ex obreros portuarios de La Guaira-Venezuela, sostienen contra el Ministerio del Poder Popular para la Infraestructura (MINFRA) por diferencias de prestaciones sociales, al ser suprimido en el año 1991, el Instituto Nacional de Puertos.

Desconocemos los pormenores o detalles de dicho encuentro pero, dos puntos quedaron perfectamente claros. En primer lugar, se informó a quienes estuvieron presentes, que para el mes de Septiembre -no sabemos de cuál año- se cancelarán los seis mil bolívares fuertes por año de servicio, de acuerdo al compromiso impuesto por el Minfra y los abogados en fecha 29 de Mayo de este mismo año. Esta afirmación carece totalmente de fundamento pues, no se mostró ninguna prueba escrita de parte del ministerio en cuestión, que le diera solidez a dicha promesa. Por lo tanto, sostenemos que es necesario ejercer presión si en verdad se quiere lograr que el tan esperado pago, se materialice.

En segundo y último término nuevamente se les exigió, a los obreros presentes en el encuentro, que “colaboraran” con la cantidad de 10 ó 20 mil bolívares cada uno, para los organizadores de la cita. Al respecto debemos rechazar esta irrespetuosa práctica, basta ya de especulaciones contra los ex trabajadores, utilizando el chantaje de las “diligencias necesarias” para lograr el pago.

En conclusión, la burla a la que nos han sometido a nosotros los ex obreros portuarios del país durante tanto tiempo, nos empuja al límite de la paciencia. Tenemos que reconocer

la voluntad política y social de nuestro Presidente y Comandante Hugo Rafael Chávez Frías al ordenar el pago, no sólo de nuestros pasivos laborales, sino el de todos aquellos trabajadores y empleados de la administración pública nacional, con los cuales el estado venezolano sumó una inmensa deuda desde tiempos de la IV República. Pero al mismo tiempo, acusamos a los subalternos que le rodean porque no asumen sus responsabilidades, y dejan de cumplir con fidelidad y prontitud las instrucciones presidenciales. Llamamos entonces a la unidad y organización de todos los trabajadores y trabajadoras portuarios del país, a objeto de acometer las acciones que sean necesarias para logar el objetivo último, que no es otro que la cancelación de nuestros pasivos laborales que reclamamos desde hace casi DIECIOCHO AÑOS.

REVERÓN

REVERÓN
Reverón se hizo famoso por sus muñecas de trapo. Las confeccionaba para tomarlas como modelos (Caled 2007)