Búsqueda personalizada

jueves, enero 24, 2008

¡Soy popular!


Por allá por el año 1966, el para entonces líder de Los Beatles John Lennon, expresó en una entrevista que ellos, Los Beatles, eran más populares que Jesucristo. Naturalmente, esto fue un escándalo mundial y, sí para ese momento estaban equivocados a todo evento, la algarabía que se armó posiblemente sí los hizo tan populares como Nuestro Señor. A veces, así funciona la cosa. Si cualquier cristiano quiere notoriedad, haga o diga un disparate mayúsculo y se rodeará de cámaras y micrófonos que lo harán saltar a la fama, así sea por un día. Por cierto, un 8 de Diciembre de 1980 en la ciudad de Nueva York, un sujeto de nombre Mark David Chapman se hizo famoso al dispararle a Lennon entrando a su casa seis balazos asesinándolo y, como ironías del destino, el acusador de Chapman fue el conserje del edificio Dakota donde vivía el ex Beatles, señor José Sanjenis Perdomo un latino de culto católico y muy creyente –por supuesto- de Jesucristo.

Bien, en este sentido, debemos definir la popularidad como una circunstancia especial en la vida del ser humano que lo catapulta a la fama. Ahora bien, ello no quiere decir que dicha popularidad sea buena o positiva. Ejemplos hay muchos; Hitler –pongamos por caso- es muy famoso en todo el mundo, en verdad, dificulto que exista país alguno en el que no se conozca –así sea sólo por referencia- a este triste personaje. Otro, es Mohamed Alí o Cassius Clay, aquel famoso boxeador peso completo que se hizo célebre al negarse a cumplir con el servicio militar estadounidense en tiempos en que éstos estaban enfrascados en la guerra de Vietnam. Así, podríamos mencionar a una gran cantidad de personajes de la historia, famosos por sus actividades en las que, indudablemente, marcaron pauta o se constituyeron en un hito.

Haciendo una lista al voleo mencionamos a: Simón Bolívar, Gabriel García Márquez, Pablo Neruda, Fidel Castro, Abraham Lincoln, John F. Kennedy, la Madre Teresa de Calcuta, Salvador Allende, Sir Winston Churchill, Josef Stalin, Mao Tse Tung, el emperador Hirohito, Jorge Eliecer Gaitán y aquí “llegamos al llegadero”. Este insigne líder colombiano fue asesinado el 9 de Abril de 1948 autor de una frase que es proclamada en casi todas partes del mundo “El pueblo, unido, jamás será vencido”. Su popularidad trascendió las fronteras para bien, para ser ejemplo de dignidad y entrega a las causas más nobles de los desposeídos.

Todo este escrito viene a colación porque el día de hoy, jueves 24 de Enero, en la página 60 (El mundo) del diario Últimas Noticias de Venezuela, se publicó una información procedente de México en donde se afirma que el señor Álvaro Uribe de Colombia es el presidente más popular de América Latina, ¡Vaya pues! Reafirmo lo antes dicho. Existe en mi país un refrán popular que dice; “Hay amores que matan”, lo utilizo para hacer un símil: Hay popularidades que matan. Y es que, este caballero yo no dudo que sea muy popular, tristemente popular, una decadente celebridad, un sujeto que asesina a su pueblo, devenido en príncipe del averno protegido por un régimen imperialista –Estados Unidos- que pretende gobernar el planeta. Gaitán (el cual cumplió 110 años de nacido este 23 de Enero) dijo alguna vez, "Ninguna mano del pueblo se levantará contra mí y la oligarquía no me mata, porque sabe que si lo hace el país se vuelca y las aguas demorarán cincuenta años en regresar a su nivel normal." Aún, precisamente, luego de cincuenta años las aguas no han regresado a sus niveles normales y, por el contrario, la lamentable tendencia es a desbordarse mucho más, gracias a las políticas guerreristas del señor Uribe llevado de la mano del señor Bush, el paramilitarismo y el narcotráfico. Una muy atroz popularidad esta del señor Uribe.
Caled/2008

No hay comentarios:

REVERÓN

REVERÓN
Reverón se hizo famoso por sus muñecas de trapo. Las confeccionaba para tomarlas como modelos (Caled 2007)