Búsqueda personalizada

jueves, septiembre 13, 2007

La nueva Ley de Educación y América

Los Diputados y Diputadas de la Asamblea Nacional, se han propuesto hacer algo que debió hacerse hace mucho tiempo; adecuar toda la estructura jurídica venezolana a la novísima constitución Bolivariana. Es así, que está a punto de presentarse un proyecto de Ley Orgánica de Educación para su discusión y aprobación,

A propósito de ello, la demente oposición venezolana ha venido haciendo circular un correo electrónico de un supuesto programa radial en donde se escuchan las voces de dos personas (Un hombre y una mujer) en el que –por supuesto- hacen acerbas críticas a dicho proyecto. Pero, lo más delicado del asunto es que hacen comentarios relacionados con lo planteado en los artículos 3 y 4, tergiversando absolutamente todo el contenido de dichos artículos, señalando que –según lo escuchado en el comentado correo de Internet- el Estado venezolano se propone arrogarse la patria potestad de los niños y niñas de todo el país; nacidos y por nacer. De acuerdo a lo que expresan estos siniestros personajes, en los citados artículos el gobierno revolucionario de Chávez admitirá, solamente hasta los 03 años de edad, que los bebes estén bajo la protección de sus padres, ya que, de allí en adelante los niños y niñas pasarían a estar bajo la responsabilidad directa de unos fulanos Círculos Infantiles. ¡Nada más horroroso y falso! Una amiga y amigo, alarmados por lo planteado por la vía ciberespacial, me conminaron a que les explicara esto pues –con los ojos casi a punto de soltar lágrimas- ellos no iban a permitir bajo ningún concepto que les arrebataran a sus hijos.

A continuación transcribo tal y como están redactados, no los artículos 3 y 4, sino los cinco primeros para que, quien quiera juzgue por su propio juicio;

Proyecto de Ley Orgánica de Educación.
Asamblea Nacional. Comisión de Educación, Cultura, Deporte y Recreación (on line)
En: http://ulaweb.adm.ula.ve/ula_sea/Documentos/Normativa/Nacional.PDF

CAPÍTULO I
DISPOSICIONES FUNDAMENTALES

Ámbito que regula la Ley

Artículo 1. Esta Ley regula la educación que imparte el Estado, a través del Ejecutivo Nacional, de los estados y los municipios, sus órganos descentralizados, y los particulares con autorización oficial, en los distintos niveles, modalidades, formas y la que se desarrolla de manera extraescolar, para cumplir con los fines establecidos en el Artículo 5 de la presente Ley. La educación superior y la militar se regularán por leyes especiales y la religiosa por disposiciones especiales.

Educación como derecho humano fundamental
Artículo 2. La Educación es un derecho humano fundamental, como tal es inalienable y toda persona debe recibirla como parte esencial de su existencia social. Es un deber fundamental de la sociedad, que se realiza en forma democrática y obligatoria desde el maternal hasta el nivel medio diversificado y profesional. Es un servicio público que el Estado asume como función indeclinable y de máximo interés en todos sus niveles modalidades, como instrumento científico, humanístico y tecnológico al servicio de la sociedad.
Artículo 3. Está fundamentada en el respeto a todas las corrientes del pensamiento con la finalidad de desarrollar plenamente la personalidad y el potencial creativo de cada ser humano en una sociedad democrática, basada en la valoración ética del trabajo y en la participación activa, consciente y solidaria de los procesos de transformación social consustanciados con los valores de la identidad nacional y con una visión latinoamericana y universal.

De los agentes y fines educativos
Artículo 4. El Estado con la participación de la familia y la sociedad en su conjunto, promoverá el proceso de educación de la ciudadanía, en forma global, integral, permanente, como función social, como sociedad pedagógica, de acuerdo a los principios establecidos en la Constitución y en la Ley. Desarrollará y estimularán la realización de programas y cursos especiales de formación todos los miembros de la familia y de la comunidad para la orientación y educación preescolar, especial y básica usando medios formales, no formales y extra escolares.

Artículo 5. La educación tiene como fines: Formar ciudadanos, en una sociedad democrática, participativa, protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado donde se consolidan los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la Ley para estas y las futuras generaciones. Favorecer el desarrollo integral del individuo para que ejerza plenamente sus capacidades humanas. Generar condiciones que garanticen la participación activa del estudiante, estimulando su iniciativa en los aprendizajes y su sentido de responsabilidad ciudadana. Contribuir al desarrollo de las facultades para adquirir y construir conocimientos; y el desarrollo de sus capacidades de análisis y reflexiones críticas. Fortalecer la conciencia de la nacionalidad y la soberanía, el aprecio por la historia, los símbolos patrios y los espacios geográficos, así como la valoración de las tradiciones y particularidades culturales de las diversas regiones del país. Promover, mediante la enseñanza del castellano, como idioma común, sin menoscabo de proteger y promover el desarrollo de las lenguas indígenas. Fomentar actitudes a la investigación y a las innovaciones científicas y tecnológicas. Impulsar la creación artística y propiciar la adquisición, el enriquecimiento y la difusión de los bienes y valores de la cultura, en especial aquellos que constituyan el patrimonio cultural de la Nación. Estimular la educación física y la práctica del deporte. Desarrollar conciencia sobre la necesidad de un aprovechamiento racional de los recursos naturales y de la protección del ambiente. Fomentar actitudes solidarias, cooperativas y positivas hacia el trabajo, la justicia, la equidad y el bien común. Defender como valores fundamentales el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la justicia social y a la igualdad, sin discriminación ni subordinación alguna.
Promover la cooperación pacífica entre las naciones. Impulsar la integración latinoamericana, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el desarme nuclear y el equilibrio ecológico en el mundo.

Bien, leído este material, se habrán dado cuenta que en ninguna parte aparece semejantes planteamientos. Ahora, ¿A qué se debe la mencionada transmisión radial, enviada como correo electrónico a diferentes personas? Creo no estar equivocado al afirmar que esto forma parte de la bendita y ya consabida campaña terrorista que, grupos poderosos de nuestro país adelantan para acabar con el proceso político que se inició a partir del año 1999.

Casualmente, esta situación se me planteó el 11 de Septiembre de 2007, fecha en que se cumplieron 34 años de uno de los golpes militares más sangrientos que se han cometido en nuestro continente, como lo fue el atentado que acabó con la vida del Presidente de Chile Salvador Allende el 11 de Septiembre de 1973 y que a partir de estos hechos, una noche eterna, sangrienta, infernal cayó sobre el Chile de Neruda, el Chile de Víctor Jara, el Chile de Gabriela Mistral. Sobre esta pobre nación latinoamericana, se levantó un gigantesco muro de sombras siniestras, aves de la muerte levantaron vuelo y cayeron, con sus garras asesinas, sobre inocentes víctimas cuyo único pecado fue, aspirar a una vida mejor, digna, de igualdad, verdaderamente democrática y de oportunidades para todos, en este sentido, creo sinceramente que esas aves siniestras no se han ido de Chile, siguen ahí, acechando y dispuestas a volar de nuevo. Eso se quiere reeditar aquí, en nuestro país Venezuela. Se pretende crear a toda costa, con cualquier método, utilizando los más viles y miserables argumentos, situaciones críticas, circunstancias que conmocionen de tal forma a la sociedad en su conjunto, que den paso a una aventura militar. Ya lo han dicho cínicamente, “Para acabar con este asunto del chavismo se necesitan 30 años de dictadura y unos 200 mil muertos” palabras más, palabras menos del señor Carlos Ortega ex presidente de la otrora poderosa Central Única de Trabajadores de Venezuela (CTV), actualmente hospedado y protegido por su entrañable amigo Alan García del Perú.

El inolvidable Presidente de Chile dijo, en palabras casi postreras; “Pueblo de Chile, trabajadoras, trabajadores de mi patria, más temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas por donde pasará el hombre libre”, yo agrego, los hombre y mujeres de toda América conquistarán un mundo mejor, América Latina, América toda es y será el continente de la esperanza, el continente donde la humanidad se reivindicará consigo misma, con la sabia naturaleza y, lo más importante, con Dios en cualquiera de sus versiones. Caled 2007./

REVERÓN

REVERÓN
Reverón se hizo famoso por sus muñecas de trapo. Las confeccionaba para tomarlas como modelos (Caled 2007)