Búsqueda personalizada

domingo, julio 01, 2007

ERNESTO SE GANÓ EL PREMIO. Premio Municipal de Periodismo Vargas 2007.

Caled/Junio 2007.
En la calurosa mañana de este 27 de Junio, como es mi costumbre, hojeaba la prensa matutina. De pronto, casi en las páginas del medio, en la sección regional me encontré con una información que anunciaba al ganador del Premio Municipal de Periodismo José Ignacio Cabrujas. “Ernesto García y Jesús Gazzaneo recibirán el José Ignacio Cabrujas y el Carlos Martínez” se podía leer en el pequeño sumario de la información; ¡No podía creerlo! ¿¡Ernesto García Premio Municipal de Periodismo!? ¡La acabose! Me dije, un extraño escalofrío me invadió todo el cuerpo. Durante todo el día, lo que había leído en las negras páginas (¡Sí! Por primera vez en mi existencia las letras del tabloide me parecieron más negras que nunca) de Últimas Noticias, me retumbaba en mi mente con un profundo y siniestro eco. Esa noche, en medio de la oscurana y el silencio sordo y sereno de las sombras, me revolvía en la cama de un lado a otro, no lograba conciliar el sueño y las imágenes de Ernesto recibiendo la placa me apuntillaban mi odio y producían los más tenebrosos pensamientos. ¿Cómo evitarlo?, tendré que tenderle una trampa, pensaba, me colearé subrepticiamente entre el público, cerca del pasillo hacia el podium y cuando pase cerca de mí a retirar el premio, estirare mi pierna derecha y haré que se caiga y se rompa, por lo menos, la nariz. No, será demasiado evidente, reflexioné.

En esas y otras divagaciones se me fue casi toda la noche, un extraño sopor me invadió en algún momento y entré en un estado de semi inconciencia, que no era sueño como tal, sino un estado como cataléptico por lo cual al día siguiente al levantarme pensé; “No vale, fue una terrible pesadilla todo fue nomás que un mal sueño. Afortunadamente, a veces las irrealidades fantasmagóricas casi se asumen como verdades pero, al final no son otra cosa que eso, Irrealidades”. ¡Pero, oh verdad inevitable! Era cierto, el amigo Ernesto García se ganó el premio. ¡Bueh! qué remedio, tendré que felicitarlo y desearle que siga trabajando más, para que siga cosechando muchos más reconocimientos que bien se lo merece.

Toma, Ernesto, tu lanza (la pluma), busca tu jumento (el papel), cúbrete con la mejor armadura (el conocimiento), hazte acompañar por un buen Sancho Panza (tu reportero gráfico; Jesús, amigo y buen profesional) y sal a la vida, a esos valles de lágrimas y risas (a patear la calle) a buscar tu Dulcinea (La noticia) a la que debes amar, respetar y buscar siempre con afán. Trata, todo el tiempo también, no sólo de buscar a Dulcinea; indaga QUE hacen sus amigos, QUIENES son, DÓNDE están, POR QUÉ son amigos. . . o enemigos, PARA QUÉ son sus amigos y, finalmente, lo más importante; ¿ES VERDAD LO QUE TE HAN DICHO? No te conformes nunca con una sola versión. Recuerda siempre –me permito abusivamente sugerirte- que nosotros los periodistas (¡Si!, porque yo también soy periodista, aunque algunos odien reconocerlo, no titulado es verdad, pero lo soy y, a veces modestia aparte, mejor que muchos “Licenciados”) tenemos un compromiso vital con LA VERDAD, LA OBJETIVIDAD, LA SERIEDAD, LA ÉTICA Y EL PROFESIONALISMO por encima de cualquier otra consideración subjetiva de la realidad que nos rodea.

¡FELICIDADES SINCERAS AMIGO, AHORA FALTA EL REGIONAL Y EL NACIONAL PARA TERMINAR DE CONSAGRARTE!

Tu amigo, Caled.

Pd. Aún no entiendo cómo te dieron el premio de Opinión con tus Crónicas Negras. No importa, están muy bien logradas.

No hay comentarios:

REVERÓN

REVERÓN
Reverón se hizo famoso por sus muñecas de trapo. Las confeccionaba para tomarlas como modelos (Caled 2007)